En 1789, el Presidente Washington proclamó un día nacional de Acción de Gracias; y, en 1863, el Presidente Lincoln declaró que la fiesta se celebrara como fiesta nacional de los Estados Unidos. Sin embargo, no fue hasta 1941 que fue nombrado por el Congreso un día de fiesta oficial. El Día de Acción de Gracias es equivalente al festival anual de la cosecha en muchos otros países. Es un tiempo para reflexionar acerca de todas las bendiciones recibidas y para expresar nuestro agradecimiento por una abundante cosecha. Aunque no es propiamente una fiesta religiosa, para muchos americanos sí es una afirmación de su fe en Dios, tanto como una oportunidad para darle las "gracias" al creador por las bendiciones del año previo. La mayoría de personas en los EEUU celebran esta fiesta con reuniones familiares en sus casas para un banquete. En muchas casas, es común ofrecer un rezo de gracias.

NUESTRA ACTITUD debe ser permanentemente de personas agradecidas, y que cada día, cada momento, cada situación vivida podamos ejercerla. Dios sabe que el hombre en su naturaleza apartada de El (aunque todos digamos que estamos bien con EL), es olvidadizo, egoísta e ingrato. De alguna manera cuando Dios libro a su pueblo de la esclavitud egipcia bajo el liderazgo de Moisés le instituyo la Pascua con el fin de que nunca se olvidaran de esa salida con agradecimiento. Cuando alguien agradece lo que esta haciendo es diciendo: “ en mi debilidad, en mi escasez, en mi ignorancia, en mi enfermedad, en mi carencia, en mi soledad, en mi tristeza… tu me ayudaste” pero también es: “ mi fuerza la recibí de ti, mi sabiduría provino de ti, mi riquezas se originaron en ti, mi salud se ha sostenido en ti, mi felicidad y éxito es por ti, etc.”, todas estas expresiones nos permiten acercarnos a Dios, a la familia, a la comunidad y a la iglesia; el desprendimiento de mi creencia de independencia, omnipotencia, omnisciencia es descartada desde mi conciencia y mi espíritu, para no obstruir las bendiciones del creador por su obra en mi.

El día de acción de gracias me permite sentirme en el lugar correcto delante de Dios, y ese lugar me hace estar bien. Cuando me siento dependiente de Dios, de mi esposa, de mis hijos de mi comunidad no me estoy haciendo débil sino fuerte, o sea que, soy fuerte porque soy dependiente y el serlo me hace ser agradecido. Y el ser agradecido no solamente es sentirse, sino expresarlo, lo que expreso me permite ir hacia delante. Si leemos la Los Salmos encontramos que David era agradecido a Dios, y sus expresiones lo hacían verdaderamente victorioso, fuerte, visionario y seguro.

Salmo 139:14 dice:

Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras: Estoy maravillado, Y mi alma lo conoce mucho.”1

Salmo 95:6

Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro hacedor.”2

Cuando nos sentemos a la mesa para celebrar Acción de Gracias sintámoslo agradecidos y confesémoslo a Dios y a los que nos rodean con un espíritu de Paz, felicidad y seguridad de personas realmente agradecidas. Y si no te sientes agradecido, comienza a hacerlo porque tu bendición esta en esa llave que debes usar.

 

Fuente : www.puertoesperanza.net